ACUAPONIA, UNA MANERA DIFERENTE Y SENCILLA DE CULTIVOS NATURALES

0 View

Apreciados lectores de la VOZ HISPANA Y CHILENOTICIA. He  venido estudiando con detenimiento algunos artículos del ministerio de economía  y pesca, dirección de acuicultura de  la presidencia de la república Argentina,  elaborados por Pablo Caló, Centro Nacional de Desarrollo Acuícola- CENADAC, con miras de  instruirme para apoyar  ciertos proyectos que se  quieren implementar en nuestra región de Antioquia en Colombia.

La acuaponía – constituye una integración entre un cultivo de peces y uno hidropónico de plantas. Estos se unen en un único sistema de recirculación, en el cual se juntan, el componente acuícola y el componente hidropónico. En este sistema, los desechos metabólicos generados por los peces y los restos de alimento, son utilizados por los vegetales y transformados en materia orgánica vegetal. De esta forma se genera un producto de valor a través de un subproducto desechable, con la ventaja de que, el agua libre ya de nutrientes, queda disponible para ser reutilizada. Gracias a esto, los sistemas acuapónicos trabajan sobre dos puntos de gran interés en producción, rentabilidad y tratamiento de desechos (Rakocy, 1999). Estos sistemas ofrecen una serie de ventajas sobre aquellos sistemas de recirculación en los que solo se producen peces. Los desechos metabólicos disueltos en el agua son absorbidos por las plantas, reduciendo así la tasa de recambio de agua diario y su descarte hacia el ambiente; mientras que en el sistema de recirculación tradicional se trabaja con un recambio de agua del 5 al 10 % diario para evitar la acumulación de desechos metabólicos. En el acuapónico, por el contrario, la mayoría trabaja solo con un 1,5 % de recambio de agua diario o menos (Mc Murtry, 1997). Esto se traduce en menores costos operativos del sistema y sumado a ello, los sistemas acuapónicos tienen una segunda producción de plantas, aumentando así, la rentabilidad productiva. Los primeros ensayos publicados en acuaponía se remontan a la década del ´70, donde se demostró que los desechos metabólicos que los peces generaban podían ser utilizados para el cultivo de plantas, en forma hidropónica (Lewis, 1978). Sin embargo, no fue sino hasta la década del ´90 que se empezaron a obtener datos concretos aplicables a producciones comerciales. Rakocy, es considerado uno de los más importantes investigadores en el área. Radicado en la Universidad de las Islas Vírgenes, desarrolló un sistema de cultivo acuapónico que lleva en funcionamiento más de 25 años. Con dicho sistemas fueron realizadas numerosas experiencias, obteniendo valiosos resultados para el desarrollo de la actividad. En los primeros ensayos de acuaponía, se utilizaron lechos ocupados con diferentes sustratos, como arena (Lewis, 1978) o grava (Rakocy, 1999). Si bien estos sistemas siguen siendo utilizados actualmente, quedo claro que no son los mejores a la hora de trabajar con altas cargas de peces, tapándose con facilidad y por ello, han sido dejados de lado a la hora de pensar en una escala comercial.

ACUAPONIA

Actualidad: A nivel mundial esta actividad cuenta con dos grupos. El primero de ellos, está constituido por quienes llevan adelante sistemas acuapónicos de manera doméstica o aficionada con fines ornamentales o de autoconsumo. El segundo grupo está representado por quienes llevaron la acuaponía a una escala comercial, haciendo de esta una actividad rentable. La utilización de un sistema acuapónico de manera casera o doméstica, es una excelente opción cuando se pretende tener un aporte de alimento auto-producido. En Australia, los sistemas acuapónicos domésticos de baja escala son muy utilizados (Diver, 2006) y es común encontrar sistemas configurados para funcionar en espacios reducidos de aproximadamente dos metros cuadrados. Estos sistemas domésticos en general, son diseñados para no utilizar gran mano de obra, no requiriendo entonces, de mucho tiempo para su manejo. Otra posibilidad que presentan estos sistemas domésticos, es su uso con fines ornamentales, ya que un simple acuario, puede sencillamente utilizarse para crear un sistema acuapónico, mediante la adición de un componente hidropónico. Con la aparición de datos concretos sobre producción en acuaponía, comenzaron a aparecer producciones comerciales. Existe una gran cantidad de emprendimientos, considerando que se trata de una actividad relativamente novedosa. Dentro de este grupo, se pueden mencionar los siguientes: S & S AquaFarm: desarrollan el cultivo de tilapias y diversas hortalizas en sistemas de lechos de leca; Universidad de las Islas Vírgenes: desarrollan el cultivo de tilapias y diversas hortalizas en sistemas de balsas flotantes; Murray Hallam: desarrolla el cultivo de perca plateada y murray cod, combinada con todo tipo de plantas en lechos de grava, desde mamón hasta lechugas y Herbs from wales: llevan adelante un cultivo de trucha arco-iris combinado con hortalizas en lechos de leca.

ACUAPONIA 2

Intercultivos –  Los intercultivos consisten en cultivar diferentes especies, unas de ciclo largo y otra de ciclo corto. Por ejemplo, si se cultivan tomates con lechugas, se podrá obtener una cosecha de lechuga antes de que el follaje de las plantas de tomate produzca mucha sombra. Este sistema, requiere de una buena puesta a punto por parte del productor, y no siempre generará una constancia en las cosechas.

Peces –  Será raro para quien provenga del mundo de los peces, adaptarse a que estos no constituyan el cultivo principal dentro del sistema acuapónico. No obstante, esto no es motivo para no planificar una estrategia destinada al cultivo de los peces. Será de gran importancia que la cantidad en peso de los peces en el sistema, sea lo más pareja posible en el tiempo, asegurando así una generación de nutrientes constante.

ACUAPONIA 3

Las balsas flotantes – El sistema de balsas flotantes, es el que mejor se adapta para una producción en escala comercial. Ello se debe a la practicidad del manejo del componente hidropónico, permitiendo que tanto las cosechas como las siembras, se realicen de manera ágil y ordenada. A su vez, debido al funcionamiento del mismo, permite utilizar una alta carga de peces, lo que genera mejores rendimientos para el componente acuícola. El sistema de balsas flotantes genera una gran cantidad de superficie de contacto para la fijación de bacterias, de tal forma que no se requiere la utilización de filtros biológicos. La gran masa de agua en el sistema, permite su gran inercia térmica, evitando así grandes fluctuaciones, haciéndolo óptimo para zonas con grandes variaciones de temperatura. Se considera indispensable, la aplicación de un filtro mecánico que retenga los sólidos en suspensión, evitando que estos entren al componente hidropónico, evitando que las raíces se tapen y pierdan capacidad de absorción de nutrientes. Otro requerimiento del sistema es la aplicación de aire. Debe mantenerse siempre el oxígeno por encima de los 3 mg/L, siendo el óptimo, por encima de 5 mg/L. En este caso, se deben emplear sopladores, que a través de piedras difusoras colocadas en todo el sistema, generen la cantidad de oxigeno necesaria en el agua.

Especies para cultivos – Las especies que pueden ser cultivadas en sistemas acuapónicos, tanto de plantas, como de peces son variadas. No obstante, la combinación de ambas (peces y plantas) deberá ser seleccionada con atención a la hora de realizar la operación. Debe considerarse que las dos especies tengan requerimientos similares en cuanto a temperatura y pH, ya que así se lograrán los mejores resultados. Siempre habrá algún compromiso para con cualquiera de las especies, y esto se debe a que la mayoría de las plantas prefieren un pH que ronde los 5,5 puntos, mientras que los peces prefieren un pH de 7,5.

Se han realizado pruebas de cultivo con varias especies de peces en sistemas acuapónicos: • Pacú; Murray Cod; Randiá; Channel catfish; Tilapia; Large mouthbass; Sunfish; Carpa koi; Carpa común y peces ornamentales (guppies, espadas, carassius, pez ángel, mollies, etc.)

Lo propio se ha hecho para plantas, habiéndose probado ya, en forma práctica todo tipo de plantas: hortalizas (lechuga, acelga, radicheta, rúcula, perejil, escarola, espinaca, etc.); vegetales varios (tomate, pimientos, melón, coliflor, brócoli, arvejas, zanahoria, cebolla, etc.); hierbas aromáticas (Menta, albahaca, cilantro, orégano, etc.); plantas acuáticas (loto, lemna, elodea, vallisneria, etc.) y ornamentales (helechos, florales, etc.).

Para la elección de los vegetales a cultivar, debe tenerse en cuenta que cuanto mayor demanda nutricional necesite una planta (como por ejemplo, las plantas frutales), los sistemas deberán mantener una mayor carga de peces que generen nutrientes suficientes. También es importante para estos cultivos de gran demanda nutricional, utilizar sistemas que se encuentren maduros, esto significa, sistemas que lleven funcionando más de 6 meses, preferentemente, un año. Un sistema maduro podrá generar mejor calidad de nutrientes y de una forma más estable.

Calidad de agua – La calidad de agua debe tener la mayor atención del productor para que el sistema funcione bien, debido a que este es el medio en el cual conviven peces y bacterias y del cual las plantas obtienen sus nutrientes. Es por esto que el agua debe tener la calidad suficiente como para mantener adecuadamente a las tres comunidades existentes en el sistema acuapónico. Algunos parámetros físico-químicos del agua deben ser medidos en forma diaria (temperatura, oxígeno disuelto y pH), mientras que otros pueden ser medidos de manera periódica.

Queridos lectores y amigos de la VOZ HISPANA y CHILENOTICIA. Colombia, gracias a su ubicación geográfica, tiene una enorme ventaja competitiva con respecto a países fuera del trópico porque no necesitamos construir invernaderos para producir alimentos con acuaponía. Para el 2010 solo había algunas instalaciones caseras, una de ellas en Rionegro, Antioquia, Colombia. Era el sistema básico creado con un tanque IBC de 1000 litros, éste se divide para usar una parte como estanque para peces y la otra como cama para las plantas,  aquel mismo año se iniciaron investigaciones en el Huila por parte de la Oficina de Generación del Conocimiento y la Investigación (OGCI) de la Aunap. Siguieron la Universidad de Santa Rosa de Cabal y la Universidad Simón Bolívar en la Estación de Acuicultura de Repelón (Atlántico).

Los países latinoamericanos normalmente adoptamos las nuevas tecnologías lentamente, la Acuaponía en Colombia tardó en despegar pero ya está con el impulso adecuado para masificarse y nosotros lo tenemos en la mira. Hasta la próxima semana amigos. Buen viento y buena mar..

 

FTE:

EDGAR FERREIRA

CRISTIAN RIQUELME

 

Escribe y comparte tu comentario

Comentarios

VISITE NUESTRA CAMARA INTERNACIONAL

Whats-App-Image-2021-02-18-at-12-08-14

Opina y Síguenos en Twitter
EN VIVO 24/7 VOCES RADIO & TELEVISION