Breve reseña del más grande escritor de todos los tiempos, Fiódor Mijáilovich Dostoyevski

0 View

Apreciados lectores de la VOZ HISPANA y CHILENOTICIA.

Qué orgullo poder vivir y escribir  en el bicentenario, sobre este inigualable personaje que subyugó  mi admiración a lo largo de toda mi vida, Fiódor Mijáilovich Dostoyevski  nacido en Moscú, 11  noviembre 1821 y  fallecido en San Petersburgo, 9 febrero 1881. Es el más sobresaliente de los escritores de la Rusia zarista, cuya literatura explora la psicología humana en el complejo contexto político, social y espiritual de la sociedad rusa del siglo xix. Considerado uno de los más grandes de la literatura universal. De él dijo  Nietzsche: «Dostoyevski, el único psicólogo, por cierto, del cual se podía aprender algo, es uno de los accidentes más felices de mi vida». Y Ortega y Gasset escribió: «En tanto que otros grandes declinan, arrastrados hacia el ocaso por la misteriosa resaca de los tiempos, Dostoyevski se ha instalado en lo más alto». La obra de Dostoyevski influyó en la literatura mundial, en particular en los ganadores del Premio Nobel de Literatura, los filósofos Friedrich Nietzsche, Albert Camus y Jean-Paul Sartre, así como en otros autores rusos como Chéjov y Solzhenitsyn y en la aparición del existencialismo y el freudismo.

Fiódor Mijáilovich Dostoievski

 

Biografía – Segundo de siete hijos del matrimonio formado por Mijaíl Andréievich Dostoyevski y María Fiódorovna Necháyeva. Padre autoritario, médico del hospital para pobres Mariinski, y una madre vista por sus hijos como un refugio de amor y protección marcaron el ambiente familiar infantil de Dostoyevski. Cuando Fiódor tenía once años de edad, la familia se radicó en la aldea de Darovóye, donde el padre había adquirido unas tierras.

En 1834, ingresó con su hermano Mijaíl, en el pensionado de Chermak, donde cursarían estudios secundarios. La temprana muerte de la madre por tuberculosis en 1837 sumió al padre en la depresión y el alcoholismo, por lo que Fiódor y su hermano Mijaíl fueron enviados a la Escuela de Ingenieros Militares de San Petersburgo lugar en el que Dostoyevski comenzaría a interesarse por la literatura a través de  obras de Shakespeare, Pascal, Victor Hugo y E. T. A. Hoffmann.

En 1839, a los dieciocho años, falleció su padre, sus siervos enfurecidos tras uno de sus brutales arranques de violencia provocados por el alcohol, lo habían inmovilizado y obligado a beber vodka hasta morir ahogado. Fiódor se culpó por haberle deseado la muerte en muchas ocasiones. En artículo de 1928, «Dostoyevski y el parricidio», Sigmund Freud señalaría este sentimiento de culpa como la causa de la intensificación de su epilepsia.

En 1841, Dostoyevski fue ascendido a alférez. Ese mismo año, influido por Schiller, el poeta  alemán, escribió dos obras teatrales románticas (María Estuardo y Borís Godunov) que no fueron conservadas.

Fiódor Mijáilovich Dostoievski, en su uniforme de Alférez

Dostoyevski padeció epilepsia, aunque había comenzado durante sus años académicos como estudiante militar en San Petersburgo (1838-1843), su diagnóstico tardaría una década en llegar. Terminó sus estudios después de adquirir el grado  de subteniente y se incorporó a la Dirección General de Ingenieros.

En 1844, Balzac visitó San Petersburgo. Dostoyevski decidió traducir Eugenia Grandet para saldar una deuda de 300 rublos con un usurero. Esta traducción despertaría su vocación de escritor.

En 1845, dejó el ejército y empezó a escribir la novela Pobres gentes, editada al año siguiente, que lo convirtió en una celebridad literaria a los veinticuatro años

 

En esta época Dostoyevski entró en contacto con ciertos grupos de ideas utópicas, llamados nihilistas, que buscaban la libertad del hombre y fue arrestado en abril de 1849 bajo el cargo de conspirar contra el zar Nicolás I, que se mostraba reacio a cualquier organización que pusiera en peligro su autocracia. Fue llevado a la fortaleza de San Pedro y San Pablo y condenado a muerte, pena que fue conmutada en  último momento por cinco años de trabajos forzados en Omsk, Siberia. Durante esta época sus ataques epilépticos fueron en aumento.

Liberado en 1854 volvió al ejército como soldado en Kazajistán, lo que constituía la segunda parte de su condena. Allí comenzó una relación con María Dmítrievna Isáyeva, esposa de un conocido suyo en Siberia. Se casaron en febrero 1857 después de la muerte de su esposo. Ese mismo año, el zar Alejandro II decretó una amnistía que benefició a Dostoyevski, quien recuperó su título nobiliario y permiso para continuar publicando sus obras.

Dostoyevski era ya cristiano convencido y se convirtió en crítico del nihilismo y del movimiento socialista. Tiempo después, dedicó en Los endemoniados y Diario de un escritor a criticar las ideas socialistas. Aunque su preocupación por la desigualdad social es notable como reflejaría en su personaje Zosima y quizás confiara, como dicho personaje, en que «el rico más depravado acabará por avergonzarse de su riqueza ante el pobre».

 

En 1859, Dostoyevski consiguió ser licenciado con la condición de residir en cualquier lugar excepto San Petersburgo y Moscú, por lo que se trasladó a Tver donde publicó El sueño del tío y Stepánchikovo y sus habitantes, que no obtuvieron la crítica que esperaba. En diciembre del mismo año se le autorizó regresar a San Petersburgo, donde fundó, con su hermano Mijaíl, la revista Vremya («Tiempo»), en cuyo primer número apareció Humillados y ofendidos (1861) y Recuerdos de la casa de los muertos (1861-1862), basada en sus experiencias como prisionero.

Dostoyevski tras el exilio

Durante 1862 y 1863, realizó viajes por Europa que lo llevaron a Berlín, París, Londres, Ginebra, Turín, Florencia y Viena comenzando una relación con Polina Súslova, una estudiante con ideas avanzadas, que lo abandonó poco después.

En 1864, Dostoyevski editó con su hermano una nueva revista llamada Epoja («Época»), en la que publicó Memorias del subsuelo. Su ánimo se resquebrajó tras la muerte de su esposa, María Dmítrievna Isáyeva, seguida poco después por la de su hermano. Dostoyevski debió hacerse cargo de la viuda y los cuatro hijos de Mijaíl y, además, de una deuda de 25 000 rublos que este había dejado. Hundiéndolo en una profunda depresión y en el juego, lo que siguió generándole enormes deudas. Para escapar de sus problemas financieros, huyó al extranjero, donde perdió en los casinos el dinero que le quedaba. Allí se reencontró con Polina Súslova, le propuso matrimonio, pero fue rechazado.

 

En 1865, de nuevo en San Petersburgo, comenzó a escribir Crimen y castigo, una de sus obras capitales.

En 1866, se vio obligado a firmar un contrato con el editor Stellovski. Dicho contrato establecía que Dostoyevski recibiría tres mil rublos —que pasarían directamente a manos de sus acreedores— a cambio de los derechos de edición de todas sus obras, y el compromiso de entregar una nueva novela ese mismo año. Si ésta no era entregada en noviembre, recibiría una fuerte multa y, si en diciembre seguía sin estar lista, perdería todos los derechos patrimoniales sobre sus obras, que pasarían a manos de Stellovski. Dostoyevski entonces contrató a Anna Grigórievna Snítkina, una joven taquígrafa a quien dictó, en sólo veintiséis días, su novela El jugador, entregada en conformidad con los términos del contrato.

 

Anna Grigórievna Snítkina, su época más feliz – Dostoyevski se casó con Snítkina el 15 febrero 1867 y, tras una breve estadía en Moscú, partieron hacia Europa. La debilidad de Dostoyevski por el juego volvió a manifestarse en Baden-Baden.

Anna Grigórievna Snítkina

 

En 1867, finalmente establecido en Ginebra, comenzó a preparar el esquema de su novela El idiota,

En 1868 nació su primera hija, Sonia, pero murió tres meses después. El hecho fue devastador para la pareja, y Dostoyevski cayó en una profunda depresión. Decidieron alejarse de Ginebra y viajaron a Italia. Allí visitaron Milán, Florencia, Bolonia y Venecia.

En 1869, partieron hacia Dresde, donde nació su segunda hija, Liubov. Su situación económica era, en palabras de Anna Grigórievna, de «relativa pobreza». Dostoyevski recibió el dinero convenido por El Mensajero Ruso y El idiota, y pudieron —a pesar de verse obligados a utilizar parte de este para pagar deudas— vivir con algo más de tranquilidad que en años anteriores.

En 1870, el autor se dedicó a escribir El eterno marido, que fue publicada en la revista Zariá. Algunos pasajes de la obra son de carácter autobiográfico.

En 1871, terminó Los endemoniados, publicada en 1872. La novela refleja las inquietudes políticas de Dostoyevski en esa época.

Poco antes que Dostoyevski comenzara a escribir la novela, la pareja recibió la visita del hermano de Anna, que vivía en San Petersburgo. Les habló del agitado clima político que se vivía en la ciudad y, especialmente, de un asesinato que había tenido gran repercusión. Ivánov, un estudiante perteneciente al grupo extremista de Serguéi Necháyev, había sido asesinado.

 

1871, Dostoyevski y Anna Grigórievna habían cumplido cuatro años de residencia en el extranjero y estaban resueltos a volver a Rusia. Como Anna estaba embarazada, decidieron partir para no tener que viajar con un niño recién nacido. Luego de recibir la parte del pago de El Mensajero Ruso y la correspondiente a la publicación de El eterno marido, partieron hacia San Petersburgo haciendo escala en Berlín.

A ocho días de su llegada a Rusia nació Fiódor. Dostoyevski hizo un viaje rápido a Moscú, donde cobró lo correspondiente a la parte publicada de Los demonios. Con este dinero les fue posible alquilar una casa en San Petersburgo. Pronto se vio nuevamente asediado por acreedores, especialmente algunos que reclamaban deudas que le correspondían por la muerte de su hermano. Los acreedores se presentaban algunas veces sin documento probatorio y Dostoyevski, ingenuo, les firmaba letras de cambio.

En 1872, partieron hacia Stáraya Rusa, donde permanecerían hasta 1875. Tras finalizar la novela Los demonios, Dostoyevski aceptó la propuesta de encargarse de la redacción del semanario El ciudadano.

En 1873, editó la versión completa de Los demonios, publicada por la pequeña editorial que había fundado con medios propios, ayudado por Anna.

En 1874, Dostoyevski abandonó la redacción de El Ciudadano, tarea que no satisfizo sus aspiraciones, para dedicarse completamente a escribir una nueva novela El adolescente.

En 1875, nació su cuarto hijo, Alekséi, y el matrimonio decidió volver a San Petersburgo. Durante esa época vivieron del dinero que obtenían por El adolescente.

Dostoyevski en 1876.

En 1877, la publicación de Diario de un escritor tuvo gran éxito y, aunque el autor estaba muy satisfecho tanto con los resultados económicos como con la simpatía que el público, decidió interrumpir por dos o tres años la publicación de la revista para ocuparse de una nueva novela.

Nekrásov, amigo de Dostoyevski —el primero en reconocer su talento con Pobres gentes—  se encontraba muy enfermo. Una de las veces que fue a verlo, el poeta le leyó una de sus últimas composiciones, «Los infelices», y le dijo: «La escribí para usted».​ El poeta murió a finales de 1877.  Dostoyevski y su esposa, consternados, pensaron que no tenían más que hacer en San Petersburgo y regresaron con sus hijos a Stáraya Rusa. Dostoyevski acordó con El mensajero ruso la publicación de una nueva novela para 1879: se trataba de la futura Los hermanos Karamázov.  Apenas comenzó a publicarse, la novela atrajo fuertemente la atención de lectores y críticos.

En 1880, Dostoyevski participó en la inauguración del monumento a Pushkin en Moscú, donde pronunció un discurso sobre el destino de Rusia en el mundo.​ El 8 de noviembre del mismo año, terminó Los hermanos Karamázov en San Petersburgo.

 

Queridos lectores de la VOZ HISPANA y CHILENOTICIA, Dostoyevski murió en su casa de San Petersburgo, el 9 febrero 1881, de hemorragia pulmonar asociada a un enfisema y a un ataque epiléptico.

Dostoyevski en su lecho de muerte.

Fue enterrado en el cementerio Tijvin, dentro del Monasterio de Alejandro Nevski, en San Petersburgo. El vizconde E. M. de Vogüé, diplomático francés, describió el funeral como una apoteosis, señaló que entre los miles de jóvenes que seguían el cortejo, se podía distinguir incluso a los nihilistas. Anna Grigórievna señaló que «los diferentes partidos se reconciliaron en el dolor común y en el deseo de rendir el último homenaje al célebre escritor».

Dostoyevski su Lápida

En su lápida sepulcral puede leerse un versículo de San Juan, que sirvió también como epígrafe de su última novela, Los hermanos Karamázov. Buen viento y buena mar.

Edgard Ferreira.

Cristián Riquelme.

 

Escribe y comparte tu comentario

Comentarios

VISITE NUESTRA CAMARA INTERNACIONAL

Whats-App-Image-2021-02-18-at-12-08-14

Opina y Síguenos en Twitter
EN VIVO 24/7 VOCES RADIO & TELEVISION