Cambios en el sistema climático, sus causas y posibles mitigaciones.

0 View

Las concentraciones atmosféricas de CO2 , CH4 y N2 O
No tienen precedentes, al menos, en los últimos 800.000 años

Apreciados lectores de la VOZ HISPANA y CHOLENOTICIA, este artículo está basado en materiales contenidos en el Quinto Informe de Evaluación del IPCC. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Fundación Biodiversidad, Oficina Española de Cambio Climático, Agencia Estatal de Meteorología, Centro Nacional de Educación Ambiental). Para nadie es desconocido que el calentamiento del sistema climático es inequívoco, tal y como se deduce de los aumentos de temperatura de la atmósfera y los océanos, de la disminución de las cantidades de nieve y hielo, y del aumento del nivel del mar. Muchos de los cambios observados desde la década de 1950 no tienen precedentes en décadas ni en milenios.
Es por esta razón que JuglaresNY en Colombia y la VOZ HISPANA de New York en conjunto con sus organizaciones amigas alrededor del mundo, tales como la Cámara Internacional de Empresarios US, Smart Team Builders, Community Center Services y La Jornada Food Pantry de New York, Lavori in Corso de Italia y la Fundación Unidos para Chile lanzaremos una campaña mundial denominada “Bosques de Amor” para hacer conciencia sobre este tema tan imperativo, invitando al mundo a sembrar árboles para mitigar el impacto del cambio climático, incluyéndola en nuestros eventos mensuales con niños que venimos realizando hace largo tiempo y que de hoy en adelante incluirá este tema. El proyecto “Bosques de Amor” es liderado por la Dr. Adriana Flórez Laiseca, Magister en Medio Ambiente, docente de la Universidad del Quindío, representante de JuglaresNY en el Eje Cafetero Colombiano y de la Cámara Internacional de Empresarios US en Colombia. Ya estamos viviendo en carne propia las consecuencias de este fenómeno con la tormenta IDA que azotó a la gran manzana la pasada semana dejando una estela de desastres en nuestro vecindario de Queens, como entre muchos.

cambios climáticos

Si se analizan las emisiones desde una perspectiva sectorial, en el año 2010, el 35% correspondían al sector energético, el 24% a la agricultura, selvicultura y otros usos del suelo, el 21% a la industria, el 14% al transporte, el 6% a la edificación y el 3% a los residuos. Si las emisiones derivadas de la producción de electricidad y calor se asignan al sector que finalmente consume estas formas de energía, la contribución de los sectores industrial y edificación se incrementa hasta el 31% y el 19% respectivamente. Es extremadamente probable que el aumento de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero haya sido la causa dominante del calentamiento observado desde mediados del siglo XX. Se puede afirmar, por lo tanto, que la influencia humana en el sistema climático es clara.

restaurar el ambiente

Los cambios en el clima observados en las últimas décadas han causado impactos tanto en sistemas naturales como humanos, en todos los continentes y en todos los océanos. Esos impactos, claramente atribuibles al cambio observado en el clima, muestran la sensibilidad de los sistemas naturales y humanos al cambio climático. Entre los impactos ya observados pueden señalarse: Desplazamiento de los rangos de distribución geográfica de numerosas especies (hacia latitudes más altas) y cambios en los patrones fenológicos y en las interacciones entre especies. Efectos negativos en la producción agrícola, más comunes que los impactos positivos. Los impactos están afectando a los países independientemente de su grado de desarrollo. Desde mediados del siglo XX se han observado cambios en la frecuencia e intensidad de muchos eventos meteorológicos y climáticos extremos. Algunos de estos cambios se han relacionado con la influencia humana, incluyendo la disminución de las temperaturas frías extremas, el aumento de las temperaturas cálidas extremas, el aumento en los niveles del mar extremadamente altos y el aumento en el número de episodios de precipitaciones intensas en varias regiones.
Cambio climático en el futuro, riesgos e impactos – Los escenarios de emisiones de gases de efecto invernadero varían en un amplio rango que depende tanto del desarrollo socioeconómico como de la política climática. Las denominadas sendas representativas de concentración (RCP en inglés) describen diferentes proyecciones para las emisiones y concentraciones de gases de efecto invernadero y aerosoles y para usos del suelo a lo largo del siglo XXI. Las RCP incluyen escenarios de fuerte reducción de las emisiones (RCP2.6), dos escenarios intermedios (RCP4.5 y RCP6.0) y un escenario de altas emisiones (RCP8.5). Los escenarios de referencia, en los que no se controlan las emisiones, se sitúan entre RCP6.0 y RCP8.5. Es muy probable que las olas de calor se produzcan con más frecuencia y de más duración, y que los eventos extremos de precipitación sean más intensos y frecuentes en muchas regiones. El océano continuará calentándose y acidificándose y el nivel medio global del mar continuará aumentando.

gases contaminantes

El cambio climático amplificará los riesgos existentes y creará nuevos riesgos para los sistemas naturales y humanos. La emisión continua de gases de efecto invernadero provocará un mayor calentamiento y cambios a largo plazo en todos los componentes del sistema climático, aumentando la probabilidad de impactos graves, generalizados e irreversibles para las personas y los ecosistemas. El cambio climático debilitará la seguridad alimentaria. La redistribución global de las especies marinas y la reducción de la biodiversidad marina en regiones sensibles, causadas por el cambio climático proyectado para la mitad del siglo XXI y periodos posteriores, supondrán un desafío para el mantenimiento de la productividad en los recursos pesqueros y otros servicios proporcionados por los ecosistemas. Con un aumento de las temperaturas igual o superior a 2ºC respecto a los niveles de finales del siglo XX, se prevén impactos negativos en las regiones tropicales y templadas sobre las cosechas de trigo, arroz y maíz, aunque, excepcionalmente, en alguna zona concreta la producción pueda aumentar. Aumentos de la temperatura global superiores a ~ 4°C, combinados con un aumento de la demanda de alimentos, plantearían grandes riesgos para la seguridad alimentaria a nivel mundial. Las proyecciones indican que el cambio climático hará que se reduzcan los recursos de aguas superficiales y subterráneas en la mayoría de regiones subtropicales secas, lo cual intensificará la competencia por el agua.
Desde una perspectiva de la pobreza, el cambio climático estimado frenará el crecimiento económico, haciendo más difícil la reducción de la pobreza y creando nuevas zonas de pobreza, sobre todo en áreas urbanas y en las zonas emergentes de hambrunas. Se prevé que el cambio climático aumente el desplazamiento de personas. El cambio climático puede aumentar indirectamente el riesgo de conflictos violentos mediante la amplificación de factores contribuyentes a estos conflictos, tales como la pobreza y las crisis económicas. En las zonas urbanas se prevé que el cambio climático aumente los riesgos para las personas, los bienes, las economías y los ecosistemas, incluidos los riesgos de estrés por calor, tormentas y precipitaciones extremas, inundaciones costeras e interiores, deslizamientos de tierra, contaminación del aire, sequía, escasez de agua, aumento del nivel del mar y temporales costeros. Estos riesgos se amplificarán en caso de carencias de infraestructuras y servicios básicos.
Muchos aspectos del cambio climático y los impactos asociados seguirán manifestándose durante siglos, incluso si se detienen las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero. Por otra parte, los riesgos de cambios abruptos o irreversibles aumentan a medida que lo hace la magnitud del calentamiento.
Sendas futuras para la adaptación, la mitigación y el desarrollo sostenible. – Una toma de decisiones eficaz para limitar el cambio climático y sus efectos deberá valorar riesgos y beneficios haciendo uso de información procedente de una amplia gama de enfoques. Las decisiones deberán tener en cuenta las cuestiones relacionadas con la gobernanza, la dimensión ética, la equidad, los juicios de valor, las evaluaciones económicas y las diversas percepciones y respuestas al riesgo y a la incertidumbre. Sin esfuerzos de mitigación adicionales a los escasos existentes hoy en día, el calentamiento a finales del siglo XXI dará lugar a un riesgo alto de impactos graves, generalizados e irreversibles a nivel mundial. La reducción sustancial de las emisiones de GEI en las próximas décadas puede reducir notablemente los riesgos asociados al cambio climático, limitando el calentamiento en la segunda mitad del siglo XXI y posteriormente. Para limitar los riesgos es necesario limitar las emisiones acumuladas de CO2 , lo que, a su vez, requiere una reducción -incluso hasta cero- de las emisiones en las próximas décadas.
De hecho, ambas magnitudes -incremento de temperatura y emisiones acumuladas de CO2 – están aproximadamente relacionadas de forma lineal. En consecuencia, si se establece un objetivo de calentamiento (por ejemplo, limitar el ascenso global de temperaturas a 2ºC) el hecho de que se produzcan unas emisiones mayores en las décadas próximas implica la necesidad de que las emisiones sean menores después. Las emisiones antropogénicas de CO2 acumuladas desde el comienzo de la revolución industrial deberían limitarse a aproximadamente 1000 PgC si se quiere restringir el calentamiento a 2ºC respecto a la época preindustrial. Aproximadamente la mitad (entre 470 y 640 PgC) ya se había emitido en 2011. Si se tienen en cuenta los otros forzamientos (resto de gases de efecto invernadero emitidos como resultado de la actividad humana), una posible liberación de gases del permafrost, o si se quiere una mayor certeza de que no se superarán los 2ºC, habría que rebajar sustancialmente esa cifra.
Las emisiones anuales lógicamente afectan a las emisiones acumuladas desde el comienzo de la revolución industrial. La adaptación de políticas urgentes puede reducir los riesgos de impactos del cambio climático, especialmente si se trata de cambios de gran magnitud y velocidad, si bien también hay límites a su efectividad. Las medidas de adaptación puestas en marcha en el corto plazo pueden contribuir a mejorar las capacidades de respuesta y las opciones futuras si se plantean desde una perspectiva de largo plazo, y en el contexto de un desarrollo sostenible. Sin esfuerzos adicionales a los existentes hoy en día para reducir las emisiones de GEI, se espera un aumento global de las emisiones, impulsado por las actividades económicas y el crecimiento de la población mundial. La temperatura superficial global media en 2100 para los escenarios de referencia –sin mitigación adicional- se situará entre 3,7°C y 4,8°C por encima de la media del periodo 1850-1900, que puede aumentar hasta el intervalo [2,5 – 7,8] °C cuando se incluye la incertidumbre del clima (entre los percentiles 5% y 95%) estimada a partir de los diferentes modelos climáticos. Para limitar el calentamiento por debajo de 2ºC respecto a los niveles preindustriales, habría que seguir probablemente escenarios de emisiones en los que se alcancen para 2100 concentraciones de CO2 equivalente de hasta 450 ppm. Estos escenarios se caracterizan por alcanzar en 2050 reducciones de las emisiones globales entre 40 y 70% en comparación con las de 2010 y emisiones cercanas a cero o inferiores en 2100.
Queridos lectores de la VOZ HISPANA y CHILENOTICIA. La mitigación puede ser más eficiente si se utiliza un enfoque integrado que combine las medidas para: reducir el uso de energía de los sectores usuarios finales, descarbonizar el suministro de energía, reducir las emisiones netas, aumentar los sumideros de carbono terrestres. Las estrategias y acciones para combatir el cambio climático deben apuntar hacia un desarrollo sostenible siguiendo sendas resilientes al clima que al mismo tiempo ayuden a mejorar la producción de alimentos, el bienestar social y la gestión ambiental. Las respuestas integradas que contemplen la energía, el agua, los alimentos, la captura biológica del carbono y la planificación urbanística son especialmente relevantes. Hasta la próxima semana amigos- Buen viento y buena mar.

Edgard Ferreira
Cristian Riquelme

Escribe y comparte tu comentario

Comentarios

Related Articles

VISITE NUESTRA CAMARA INTERNACIONAL

Whats-App-Image-2021-02-18-at-12-08-14

Opina y Síguenos en Twitter
EN VIVO 24/7 VOCES RADIO & TELEVISION