El periodismo en Colombia, tendencias ayer y hoy.

0 View

Apreciados lectores de la VOZ HISPANA y CHILENOTICIA, a propósito del día del periodista que celebramos hace unos pocos días, me permito traerles hoy, este artículo condensado de la tesis de  grado de Diego Paz presentada  en la Universidad Javeriana,  la Biblioteca Luis Ángel Arango y de Concha Langa Nuño de su trabajo sobre las Claves de la Historia del Periodismo.

La Comunicación es consustancial a la naturaleza humana. Desde sus orígenes el hombre ha necesitado comunicarse y la comunicación social es constatable ya en las primeras sociedades humanas organizadas y conocidas. Cuando el mundo se hace más complejo, las necesidades comunicativas se hicieron más variadas. Esta necesidad de estar informados demandó nuevas formulas en las que aparece el mercader de noticias. Pero fue la consolidación de los estados modernos en Europa la que estuvo detrás de la creación de los primeros periódicos. Las revoluciones liberales marcaron un nuevo hito en la evolución de la prensa. Mas el siglo XIX fue el que vio nacer un público para la prensa que se ha  ido multiplicando y consolidando, creando nuevos modelos como la prensa popular, las revistas ilustradas, etc. Desde entonces los periódicos no han dejado de adaptarse a las nuevas necesidades aprovechando la innovación tecnológica, como lo ponen de manifiesto la inmensa proliferación de la prensa digital en los últimos años.

Prensa Escrita

El periodismo en Colombia nace con la publicación del Aviso del Terremoto y de la Gaceta de Santafé (1785), publicaciones que sólo se editaron una vez, pero que mostraron los conocimientos y aptitudes de quien es considerado el padre del periodismo colombiano, Manuel del Socorro Rodríguez, de nacionalidad cubana. Unos años más tarde, en 1791, él mismo fundó un periódico que ya no se limitaría a una única edición, y que es considerado como uno de los más importantes de la época en Latinoamérica: el “Papel periódico de la ciudad de Santafé”, primer periódico oficial de la capital.

El periodismo colombiano siempre ha estado muy ligado a hechos de índole política, pues siempre ha servido como vehículo de expresión de quienes se encargan del quehacer político, aunque también ha prestado su espacio a los ciudadanos del común que buscan ser oídos.

Tanto en tiempos de la Colonia como en los de la Independencia, el periodismo pretendía, por encima de todo, denunciar lo que sucedía con los ejércitos españoles y libertadores, así como las injusticias que se vivían durante la existencia del Virreinato. Esta concepción del periodismo, en una época donde sólo podían hablar libremente quienes estaban en la cabeza del poder, condujo a varios personajes colombianos, entre ellos Antonio Nariño, a ser desterrados, es decir, a ser obligados a vivir en el exilio. Pero el periodismo también ha estado muy vinculado con la literatura, pues muchos grandes escritores del pasado y del presente comenzaron a surgir en las letras gracias a sus escritos dentro del periodismo. Prueba de esto son los casos de Rufino José Cuervo, Jorge Isaacs, Gabriel García Márquez, Germán Castro Caycedo, Héctor Abad Faciolince, entre otros.

SIGLOS XIX y XX. – A comienzos del siglo XIX, una vez se establece el periódico como la mayor fuente de expresión y de formación para los futuros periodistas (ya que aún no existían escuelas para esto), empiezan a surgir periódicos que cierran filas en torno a una ideología o a una figura política. Por ejemplo, en los años inmediatamente posteriores a la culminación de la gesta de Independencia, cada impreso declaraba sus inclinaciones, bien fuesen de índole pro bolivariana o de índole pro santanderista; o, durante la época de la violencia bipartidista, se declaraban si eran liberales o conservadores. El compromiso político era, sin embargo, una postura propia del siglo XIX y de comienzos del XX. Hacia la década de 1950, el periodismo colombiano, comienza un proceso de modernización y de compromiso con nuevos retos: la información y la comunicación de noticias e historias trascendentales dentro de la vida cotidiana del país. Este modelo se consolida durante el Frente Nacional, pues dicho acuerdo político entre conservadores y liberales buscó la colaboración del periodismo para frenar la violencia política generalizada que se vivió a partir de la década de 1940.

La voz Hispana

Lo cierto es que algunos de los periódicos más visibles jugaron un papel esencial en la preservación de los acuerdos del Frente Nacional, pues en ellos se evitó la publicación de opiniones y comentarios que pudieran crear discrepancias entre los dos partidos. Este proceso generó una especie de autocensura que, si bien evitó nuevos enfrentamientos violentos entre los partidarios del liberalismo y el conservatismo, silenció muchas de las denuncias sobre la época de la Violencia y evitó que se formara una opinión pública consistente acerca de varios crímenes atroces. Además, permitió que el sistema político mantuviera la estructura bipartidista, excluyendo los intereses de grupos de campesinos, colonos, indígenas y, en general, comunidades alejadas del centro del país.

En la actualidad, este fenómeno continúa cínicamente en algunos medios, vendidos abiertamente a los  partidos en el poder, para coaccionar  a los lectores en aras de presentar una imagen distorsionada, muchas  veces mentirosa, para ensalzar sus ejecutorias o eliminar del espectro político a sus  competidores en busca de los votos que los conduzcan nuevamente al poder.

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN. – Junto con la radio también aparecieron las primeras leyes y decretos que buscaban limitar la libre expresión durante el siglo XX; aunque ésta siempre ha estado “amparada” por la Constitución Nacional.  Sin embargo, lo anterior no implica ausencia de momentos y circunstancias en los que la libertad de prensa haya sido coartada. Un ejemplo concreto de ello lo ocurrido durante el gobierno de Gustavo Rojas Pinilla, en el que algunos periódicos fueron obligados a cerrar por su resuelta oposición al Gobierno, así como por sus repetidas negativas a hacer rectificación alguna.

Prensa Cibernética

Fue justamente el gobierno de Rojas Pinilla el que hizo llegar la televisión al país en 1954, lo que no deja de resultar paradójico, si se tiene en cuenta que la televisión es el medio que ha posibilitado mayores cambios sociales en el país, así como contribuyó a un mayor y más eficaz ejercicio de la libertad de prensa. Con la televisión se comenzó a definir el imperio de la imagen como medio de expresión y compresión irrefutable de la realidad (ello en apariencia, obviamente, pero es que, frente a los ojos del gran público, la televisión parecía estar imbuida de una cierta naturaleza “mágica” que potenciaba infinitamente cualquier discurso o mensaje). “La televisión hoy también  está  hoy en manos de los grupos de poder y por lo tanto carece de imparcialidad, siendo el cine  independiente el que se muestra, con su proyección internacional, como el paladín de la democracia mostrando real y a  veces  crudamente  la situación del país.”

La historia del periodismo en Colombia es una historia de los ires y venires de la política, la economía y la cultura. “Investigando” a través de ella se pueden encontrar y comprender muchos de los procesos históricos nacionales e internacionales. Cuando se escruta con cuidado la historia de la prensa escrita, se tienen varias de las perspectivas que constituyen la opinión pública actual.

LA DEMOCRATIZACIÓN DE LOS MEDIOS. – Actualmente, el periodismo hace uso de los medios de los que se ha hablado hasta ahora, pero también de los medios electrónicos que aparecieron a finales del siglo XX. El uso de estos medios digitales ha transformado y consolidado nuevas formas de ejercer este oficio, pues tanto la prensa como la televisión y la radio comenzaron a servirse de estas nuevas herramientas para transmitir la información de diversas maneras. El periodismo colombiano de comienzos del siglo XXI ha comenzado un diálogo directo de doble vía con los usuarios por medio de nuevos formatos, como los reporteros barriales, los blogs de opinión o los especiales audiovisuales. El trabajo periodístico a través de Internet, con las redes sociales y las nuevas plataformas de información, se ha convertido en un asunto de carácter global.

Comunicadores en acción

Los contenidos digitales han demostrado que tienen altísima incidencia, penetración e influencia en las audiencias que los reciben. No sólo se han creado plataformas específicas para el desarrollo de medios de comunicación o programas periodísticos en Internet, sino que los medios tradicionales o media, que antes eran de una sola vía,  han encontrado en la web un soporte importante para sus contenidos en donde logran interactuar con las audiencias. Existe hoy un creciente desarrollo de plataformas digitales para el impulso de productos periodísticos con nuevos contenidos digitales, que contribuyen a los objetivos del periodismo en formar una ciudadanía más informada e instruida, aunque  también  ha servido de “bodegas” de desinformación.

Queridos lectores y amigos de la  VOZ HISPANA y CHILENOTICIA. Hay en la actualidad un emergente interés en la creación de contenidos pensados y realizados para la web, cada vez son más las productoras tanto independientes como de grandes emporios económicos que están viendo en la Internet, la plataforma ideal para la creación de nuevos productos de consumo informativo, periodístico y de entretenimiento.

Vivimos un momento ideal para experimentar con un producto nuevo periodístico con los elementos que brinda el soporte web. La población mundial consume cada vez más contenidos digitales lo que requiere de una oferta adecuada y de calidad que satisfaga tal necesidad y consumo. En ese sentido, una de las apuestas es diseñar programas a través del formato denominado “talk show” o programa de entrevistas que manejan una agenda informativa, periodística y de entretenimiento que en su gran mayoría es de larga duración y es realizado para difundirse a  nivel nacional e internacional. Por otro lado, existe también una modalidad cada vez más creciente de fragmentar los programas largos que se emiten en televisión y ponerlos en la web por pedazos para su libre repetición, esto con el fin de nutrir las páginas web de estos canales con contenidos reutilizables. Si bien en parte de esos contenidos se presentan entrevistas, éstos fueron pensados en primera instancia para un producto de televisión por lo que no se puede considerar como un programa periodístico pensado para una plataforma digital.

El tratamiento periodístico que se le da a un producto de televisión es muy distinto al de la televisión digital o el que se piensa para la plataforma web. Las audiencias televisivas son masivas y hay estándares y lineamientos específicos para desarrollar los contenidos de los que se nutren estas audiencias. La televisión digital está emergiendo y brinda una gran flexibilidad en su formato, lo que permite al comunicador y/o periodista tener posibilidades distintas para el tratamiento informativo, esquemas estéticos, lenguajes televisivos y relación con sus audiencias. Lo anterior significa que la ejecución de proyectos digitales implica nuevas formas de comprender, entre otros, lenguajes, esquemas y apuestas por la televisión que pueden nutrir la investigación y el estado del arte sobre la televisión en todas sus plataformas existentes. – Buen viento y buena mar.

Edgard Ferreira

Cristian Riquelme

 

Escribe y comparte tu comentario

Comentarios

Related Articles

VISITE NUESTRA CAMARA INTERNACIONAL

Whats-App-Image-2021-02-18-at-12-08-14

Opina y Síguenos en Twitter
EN VIVO 24/7 VOCES RADIO & TELEVISION