Historia y exportaciones del sector orgánico en Chile

0 View

Apreciados lectores de CHILENOTICIA a finales del decenio de 1980, unos cuantos agricultores comenzaron a producir cultivos orgánicos en Chile con fines comerciales. En ese entonces, como no existían instituciones nacionales de certificación, todavía no se habían formulado directrices nacionales en materia de agricultura orgánica ni se disponía de mucha información sobre los métodos de producción orgánica; además, tampoco existían servicios de extensión para la agricultura orgánica. Por consiguiente, los primeros precursores, que por convicción propia comenzaron a producir de “manera ecológica”, lo hacían en forma experimental. No había ninguna medida o apoyo gubernamental a favor de la agricultura orgánica.
Que la agricultura orgánica y la comercialización de la producción tropezaran con muchas dificultades en los primeros años lo confirma Carlos Meza, Director del Huerto San Nicolás, un agricultor y exportador orgánico (SAG, 2000). Cuando en 1989 se comenzó a producir con métodos orgánicos, los agricultores tuvieron que adaptar prácticas orgánicas de explotación agrícola (incluida la utilización de fertilizantes y plaguicidas orgánicos) a las condiciones locales de clima y suelo. Debido a la falta de certificación orgánica, las verduras se vendían como productos convencionales y no se pagaba un sobreprecio por ellas.
Como la demanda interna de productos era limitada, la empresa decidió producir exclusivamente para la exportación, y orientó su producción hacia las bayas. Una vez más, hubo que adaptar las prácticas agrícolas orgánicas a las condiciones locales, lo cual no fue muy difícil. Sin embargo, la baja rentabilidad de las exportaciones de bayas orgánicas hizo que el Director de la compañía cambiara de nuevo la producción, esta vez al cultivo de manzanas orgánicas. A pesar de algunas dificultades iniciales para producir las manzanas orgánicas (dificultad para luchar orgánicamente contra las enfermedades), en 1998 la compañía exportó sus primeras manzanas enteramente certificadas a los Estados Unidos. Aunque actualmente es una próspera exportadora de manzanas orgánicas, la compañía tuvo que esperar casi diez años y cambiar tres veces de producción para lograrlo.
Con el crecimiento del sector, aumentó también la participación de instituciones como el Gobierno (en la formulación de directrices orgánicas y la prestación de apoyo indirecto a los exportadores orgánicos), las certificadoras orgánicas y las organizaciones de agricultores. Se prevé que el sector, que en estos momentos todavía es relativamente pequeño, seguirá aumentando de tamaño y mejorará su rendimiento.

exportaciones del sector orgánico en Chile


Organizaciones de agricultores – La primera organización que se ocupó de agricultura orgánica en Chile fue el MACH: Movimiento Agroecológico Chileno. Con el crecimiento del sector orgánico a finales del decenio de 1990, hacía falta una organización coordinadora del sector orgánico, lo que llevó en 1999 a la creación de la AAOCH -Agrupación de Agricultura Orgánica de Chile A.G. Esta organización se compone de instituciones, negocios y agricultores dedicados a la agricultura orgánica y tiene por finalidad promover este tipo de agricultura. La AAOCH representa los intereses de los productores en las exposiciones y ferias internacionales, y, entre otras cosas, trabaja para fomentar los proyectos, la comercialización, la promoción, la certificación y la investigación agroecológicos.
Organizaciones gubernamentales – El Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) del Ministerio de Agricultura (MA) es la principal organización del Gobierno para el sector orgánico. Dicho servicio ha establecido un sistema de certificación nacional para comprobar el cumplimiento de las normas oficiales que rigen la producción orgánica

PRODUCCIONES


Otra importante organización es el Ministerio de Relaciones Exteriores a través de su organismo de promoción de las exportaciones, Pro Chile. El objetivo de Pro Chile consiste en promover las exportaciones chilenas, especialmente las no tradicionales (es decir, “nuevas”). Desde 1995, cuando el Ministerio de Relaciones Exteriores estableció el Fondo de Promoción de las Exportaciones Agrícolas, la promoción de los productos orgánicos se ha incluido en el programa. Pro Chile patrocina actividades, como talleres y seminarios, y representa al sector orgánico en las ferias y exposiciones internacionales, por ejemplo, la BioFach en Núremberg.
Certificadoras orgánicas y otras organizaciones – A comienzos de 2001, había cuatro certificadoras orgánicas que desarrollaban actividades en Chile: dos nacionales y dos internacionales. Las dos certificadoras nacionales son la CCO (Certificadora Chile Orgánico) y la PROA (Corporación de Promoción Orgánica Agropecuaria). Ambas se establecieron a comienzos del decenio de 1990, y durante la mayor parte del decenio anterior fueron los únicos dos órganos certificadores existentes en Chile. Hace unos cuantos años, dos certificadoras extranjeras establecieron representaciones en Chile: la certificadora alemana VCS y la certificadora suiza IMO.
El hecho de que la VSC y la IMO tengan sistemas de certificación e inspección equivalentes reconocidos por la CE, les otorga una ventaja importante con respecto a las certificadoras nacionales que no gozan de esta condición. En el caso de las exportaciones a los Estados Unidos, que con el 70 por ciento es con mucho el más importante destino de las exportaciones de frutas y verduras orgánicas de Chile no hay diferencias entre certificadoras nacionales e internacionales. Otra organización activa en el sector orgánico es la FNAO: Feria Nacional de Agricultura Orgánica. En noviembre de 2000, la FNAO organizó, entre otras actividades, un seminario de un día sobre “Agricultura orgánica, salud para las personas y el medio ambiente” (FNAO, 2000).
Normas y reglamentos nacionales – El SAG del Ministerio de Agricultura ha reglamentado la producción orgánica en Chile. Además, ha establecido un sistema de certificación nacional para comprobar el cumplimiento de tal reglamentación. Los dos reglamentos oficiales válidos para la producción orgánica en Chile son: “la Norma chilena NCH2439: Producción, elaboración, comercialización y etiquetado de alimentos producidos orgánicamente” y la “Norma chilena NCH2079: Criterios generales para la certificación de los sistemas de producción, elaboración, transporte y almacenamiento orgánicos. Los reglamentos orgánicos chilenos se basan en las normas orgánicas vigentes en la CE y los Estados Unidos,
Producción orgánica – Gracias a los 4 000 kilómetros o más de extensión longitudinal de su territorio, Chile tiene una amplia variedad de climas diferentes que ofrece la posibilidad de cultivar una gran diversidad de productos agrícolas. Además de su patrimonio de suelos naturales fértiles y aguas limpias procedentes de los Andes, muchas partes del país son particularmente adecuadas para la producción agropecuaria. Asimismo, las barreras naturales que rodean el país (los Andes en el este, el desierto de Atacama en el norte y el Océano Pacífico en el oeste), lo protegen contra muchas plagas y enfermedades, otro problema importante para la agricultura orgánica.
El país está dividido administrativamente en 13 provincias (llamadas “regiones”): de la Región I en el extremo norte a la Región XII en el sur, mientras Santiago es una región separada (Región Metropolitana). La práctica de la agricultura orgánica se extiende de la Región IV a la Región X, es decir desde La Serena hasta Puerto Montt, aunque se concentra sobre todo en las Regiones VI, VII y X (basándose en la superficie cultivada con productos orgánicos). Tal concentración se explica porque en estas Regiones la producción lechera es una práctica difundida y las industrias lecheras orgánicas suelen abarcar una superficie mayor que la de las explotaciones hortícolas orgánicas en las regiones septentrionales.
Exportación de Productos Orgánicos Julio de 2020
Durante los primeros 7 meses de 2020, las exportaciones de productos orgánicos alcanzaron a generar retornos por aproximadamente US$ 219 millones, presentando un incremento de 19% en valor y 20% en Volumen. El principal producto exportado es el arándano, con ventas por US$ 107 millones considerando productos frescos y congelados. Esta fruta representó el 49% del total de exportaciones del país. En 2019, las ventas de arándanos orgánicos han crecido 25% en valor y 16% en volumen. En cambio los congelados aunque han aumentado los despachos físicos también en forma importante (14%, muestran un avance de tan sólo 2% en los retornos obtenidos en el exterior. Algunos de los productos que muestran incrementos interesantes en las exportaciones son aceite de oliva (152% en volumen y 85% en valor), frutilla congelada (76% y 72%), pulpas de frutas (54% y 37%, respectivamente), kiwis frescos (85% y 39%), manzana fresca (12% y 34%), y frambuesa congelada (15% y 28%). De mantenerse en 2020 el ritmo de expansión de las exportaciones de productos orgánicos como lo hecho durante los primeros 7 meses, esta actividad podría alcanzar ventas de US$ 325 millones.
Tipos de productores – La mayoría de los productores orgánicos son pequeños y medianos agricultores que han perfeccionado sus propios métodos de agricultura orgánica. Más del 80 por ciento de las explotaciones orgánicas tienen más o menos 10 hectáreas. La mayoría de las empresas encargadas del embalaje, elaboración y comercialización de los productos (en su mayor parte exportaciones) son empresas elaboradoras y exportadoras tradicionales que comenzaron con una línea de productos (o de tratamiento) separada de sus actividades normales. En Chile no abundan los comercializadores y elaboradores orgánicos especializados, presentes en muchos países europeos y en los Estados Unidos. El 70 por ciento de las exportaciones de frutas y verduras orgánicas chilenas e destinan a los Estados Unidos, lo que hace que Chile dependa en sumo grado de dicho mercado. Una desaceleración de la economía de los Estados Unidos o un deterioro en la tasa de cambio entre el dólar estadounidense y el peso chileno podrían afectar al desarrollo del sector orgánico chileno.
Apoyo a las exportaciones. – El Gobierno chileno no presta ningún apoyo directo a las exportaciones orgánicas. Sin embargo, lo hace de manera indirecta a través de Pro Chile, que promueve las exportaciones chilenas, en especial la de productos no tradicionales, mediante la prestación de apoyo a las empresas para que se coloquen en los mercados extranjeros. En 1995, el Ministerio de Agricultura creó el Fondo de Exportaciones Agropecuarias. Entre sus actividades, figura la realización de evaluaciones de (posibles) mercados de exportación, la aportación de contribuciones a seminarios y la prestación de apoyo a las empresas en las ferias comerciales internacionales como BioFach en Alemania.

ORGÁNICO SAG -CHILE


Apreciados Lectores de CHILENOTICIA, una de las ventajas del sector orgánico chileno es la temporada de producción opuesta a la de los mercados de consumo del hemisferio norte, que ofrece la oportunidad de suministrar productos frescos y perecederos en el período en que se tales productos no producen en el hemisferio norte. Por último, la experiencia de Chile como exportador de productos agrícolas y los conocimientos y la infraestructura de que dispone para las exportaciones, han dado al país la imagen de exportador agrícola. El sector orgánico debe aprovechar esta imagen para ampliar las exportaciones a los mercados extranjeros. – hasta la próxima semana. Buen viento y buena mar.

EDGAR FERREIRA
CRISTIAN RIQUELME

Escribe y comparte tu comentario

Comentarios

VISITE NUESTRA CAMARA INTERNACIONAL

Whats-App-Image-2021-02-18-at-12-08-14

Opina y Síguenos en Twitter
EN VIVO 24/7 VOCES RADIO & TELEVISION